Frutas y verduras. Verduras y frutas. Frutas y verduras de mentira para que Cris no se enfade.
Me pican las plantas de los pies, las palmas de las manos y los codos. Algo totalmente nuevo. Cuando me rasco me salen una suerte de puntitos rojos. ¿Eczema? ¿hongos? ¿hongos devoradores de codos, manos y pies? El dermatólogo me ha dicho: «Han venido un montón de personas con el mismo síntoma…» y luego se ha callado y me ha mandado gel de avena y una crema. Así que, por deducción, llego a la conclusión de que estoy enfermo de «Han venido un montón de personas con el mismo síntoma». Es una suerte esto de tener a mi disposición un cuadro médico de profesionales tan, tan, tan explícitos. Le da a uno una seguridad…
Ahora no puedo poner las plantas de los pies en el suelo. Ni doblar la rodilla. Ni apoyarme sobre las palmas de las manos. Todas las horas que perdí estudiando, debí haberlas empleado en aprender a caminar con las orejas.