Salmón con una salsa extraña por encima que tenía color y consistencia de semen. Bastante asqueroso todo. Dos bocados y un puaj.

9-5 de tensión. Eso explica la pedorrez absoluta que arrastro.
Hoy tocaba proctólogo. Tengo enfermo el fémur, pero termino viendo al proctólogo. De la rodilla al culo en veinte segundos. Qué bonito es todo…
He ido convencido de que la cita era a las doce y media y una vez allí, me he encontrado con que era a las diez. Muy mío. La enfermera, con expresión de chihuahua, me ha dicho que lo ponía muy claro en el papelito que me dieron. De nada ha servido el «mire usted es que vivo muy lejos», ni el «espero el tiempo que haga falta», ni siquiera lo de «es la medicación que me vuelve autista». No le ha dado la gana atenderme fuera de cita. Y claro… me olvido de protestar ante un proctólogo. Primero, porque no sirvo para esas cosas; segundo, porque ha sido culpa mía, y tercero… porque es el proctólogo. De todas las idioteces que podría hacer en mi vida, creo que la más flagrante sería ponerme chulo con un tio que tiene mi próstata en una mano, y todo un abanico de chismes quirúrgicos en la otra.

Calor, calor, calor. Mucho calor. Ojalá pudiera dormir en el frigorífico cual vulgar filete de pollo.