Arroz. Agua. Fiebre. Nervios y malestar.

Todo el mundo quiere una vida bonita, pero agarran los ojos a las vidas tristes. No sé bien por qué es. Quizá necesitamos dramas para sentirnos mejor con nuestras propias miserias. O simplemente necesitamos saber que hay un lado oscuro y maloliente bien lejos de nuestro rinconcito limpio de chimpunes y colorines. Sea como fuere… yo tengo una idea muy clara de cómo quiero mi vida. Esto es, una casa de piedra de sillería, un trozo de jardín sin cuidar, un perro paralítico, dos gatos, otro perro con cuatro patas de los de toda la vida, un J. quejándose de que no le va el wifi, un J. quejándose de que no le gustan las pelis del plus, un quad para ir a comprar el pan al pueblo, y un J. quejándose en el asiento de atrás, de que sólo como harinas refinadas conelvenenoqueesesoaripordios…

Bueno, vale… en realidad me conformo con un J. quejándose por todo. Es tan entrañable…

Lo del jardín sin cuidar y el perro paralítico porque llevo toda la vida conmigo y me conozco, claro.