Mola el nombre que me inventé para el cometa

Nos tragamos toda la gala de eurovisión. Al principio haciendo zapping en plan “si es que no ponen nada en ningún canal…” y al final mandando chistar cada vez que los gatos no nos dejaban oir las canciones. En el fondo tenemos el corazón forrado de horterada. Es inevitable, si no dispones de las cuarentamil opciones del canal plus. Te mimetizas en lo hortera, igual que un soldado de las fuerzas especiales se pinta la cara de verde.
Me flipó la canción ganadora y los pelos del que la canta. No sé por qué, pero me gustó en cuanto le ví. Me siento cantidad de identificado con su cabeza imposible. Acabo de bajármela al ipod (la canción, no la cabeza). Miguel se descojona a mi costa. Cada vez que se cruza conmigo por el pasillo me suelta el “algopequeñitoooo uouououooooo…” y hace unos pasitos de vals. En condiciones normales empezaría a tocarme las pelotas, pero como todo sigue importándome un prepucio de mono, levanto un poco la nariz y sigo mi camino. Ya me vengaré en otra ocasión. Las posibilidades de vengarse de Miguel son infinitas. Su paciencia es proporcionalmente inversa a mi imaginación para agotársela.

Estoy aprovechando que tengo dinero para sacarme el carnet de conducir. Las cuatro capas de polvo de mi vespa me han convencido. Va a ser toda una novedad eso de poder sacarla de paseo sin que haya peligro de terminar en los calabozos de Plaza Castilla. A lo mejor a partir de ahí me vuelvo un buen chico y empiezo a hacer cosas legales y decentes, como los demás buenos chicos del mundo mundial. A lo mejor empiezo a peinarme… a estudiar cuando tengo un examen… a dejar de robar conguitos en el chino… a no cruzar la lengua con hombres de mala vida en un sofá…

Acaban de decir en la radio que la alcaldía de Madrid prepara un concurso de postres caseros y un taller de costura para la celebración del día de la mujer trabajadora.

La noticia me ha cortado de cuajo el rollito chiste por lo menos hasta el 2012.

Ojalá que en el taller salga alguna que les cosa los huevos con petit point.