No paro de llorar. Creo que necesito una lobotomía.

Las fabes estaban cojonudas. Qué tonto es mi mundo. Qué absurdo.