Yo arreglé el scanner y Pablo me dió la fuente

Tengo las manos hechas picadillo de ternera. Cuando agarra el biberón es como un superviviente. Como un “si me lo quitas te lo meto por el…” Sigo enamorado del hocico de rata chunga. Parezco una matrona irlandesa. Voy a todas partes enseñando las cacas que ha hecho el niño.

Estoy furioso. No es una buena idea lo de jugar a los bolos con mi optimismo. Yo también me canso. Y cuando me canso, me voy.