Mi nombre es el único que robas

El pedogato sigue sin tener el más mínimo respeto a su integridad física. Sigue colgándose a cuatro garras de diferentes partes de mi anatomía y sigue despertándome a las tres de la madrugada mordiendo y tirando de mi labio inferior. Y yo me quejaba de Tequila. Al lado de este demonio es la hermana tretapléjica de Teresa de Calcuta.

No pude ir a yoga ayer, no me dió tiempo. Iré hoy. Lo necesito porque camino sobre unos días muy estresantes. No paran de caerme responsabilidades en el trabajo, que me tienen completamente desconcertado. No sé qué pasa pero algo traman. Basta echarme un vistazo para darse cuenta que no soy una persona adecuada para las grandes responsabilidades. No sólo por lo de las zapatillas, las palestinas y las camisetas arrugadas. También por los pelánganos, la taza de “Legalicemos el Cannabis” y los doscientos post-it amarillos que tengo colgados en la pantalla del mac (de los cuales la mitad ya no recuerdo por qué los puse). Yo soy ese grano en el culo que todo jefe serio tiene en su departamento. El que ponen detrás del ficus para que no se le vea demasiado. Que ahora empiecen a darme trabajos de peso me tiene perdido. ¿Querrán ponerme a prueba?¿quizá encontrar un motivo para despedirme mejor que los que ya les he dado? ¿tendré que irme a vivir al tanque con ocho gatos que se colgarán por turnos de mis huevos? ¿tendré que escuchar a J. decirme “yo ya te lo dije” y matarle después por ello?

Esto es un sinvivir.

Mi tanque nuevo es azul acero gris celeste raro chungo. Abreviando tantas palabras, le he dicho a Miguel que no me hacía gracia tener un coche “azul mariquita”. Me ha dicho que ese era un comentario homófobo (lo que hay que oir…). Le he explicado que no, que es un comentario certero, porque todos los que conozco con un coche de ese color o son chicas, o son gays. Me ha dicho que era quedarse el azul o esperar hasta diciembre. Le he dicho que si no había uno naranja. Me ha dicho “claro… el naranja es que es muy macho. Como tu sillón.”

Me callo y me quedo con el tanque azul mariquita para no terminar la semana pegando a alguien. No quedaría bien con lo de practicar la postura del loto.