Monstruos, gatos y dolor de estómago

Pues finalmente sí que se comió el cable, así que mi chirigota de ayer fue premonitoria. Esta mañana he tenido que ir a la fnac a comprar un ratón nuevo para sustituir el mordisqueado. Ojalá se hubiera decantado por el cable de alimentación. A estas alturas, yo estaría menos mosqueado y él sería el primer gato afro madrileño.

Empiezo a entender por qué no tenía madre que lo alimentase. Las gatas tienen un sexto sentido para intuir cuándo han parido al anticristo.

Noche de halloween y de terrores. Los católicos, apostólicos y romanos, amén de los españoles de pro, andan protestando por la adopción de fiestas yankees y paganas, y el Papa santo-santísimo de Roma dice que nos disfracemos de Santos y Santas, que siempre son un clásico y van más acordes a nuestroseñormiojesucristo. A mí me parece que por una vez y sin que sirva de precedencia, ha tenido el buen hombre una idea estupenda. Sobre todo si echas un vistazo al santoral. El que no está asado a la parrilla, le han cortado una teta o me lo han taladrado a flechazos. Vamos que… te metes enmedio de una fiesta halloween vestido de católico mártir y dime tú a mí quién demonios iba a notar la diferencia.

Ana Belén se ha disfrazado de Catwoman. Como yo también soy un poco anticristo, mientras se duchaba, he ido sigilosamente hasta su armario, me he apropiado del disfraz y le he descosido el rabo de detrás, cosiéndoselo de nuevo por delante. Considerando que el rabo en cuestión llevaba un alambre interno para mantenerse tieso, me ha parecido que era una oportunidad de hacer el imbécil que no podía desaprovechar. Cuando se ha subido la cremallera y ha mirado hacia abajo, ha soltado una especie de gritito agudo extraño (más digno de Minnie Mouse que de Catwoman) y no ha tardado ni un nanosegundo en asociarme con la gamberrada, y tirarme uno de sus zapatos de tacón imposible, intentando hacer diana directamente en mi arteria subclavia.

Su mala puntería es mi fortuna. Si no, a estas alturas tranquilamente podríamos haber ido al baile en plan retablo gore, tipo “catwoman y subnormal desangrado sobre fondo bermellón”.

El gato se ha situado otra vez estratégicamente al lado del ratón nuevo mientras escribo esto, y lo mira con ojos de deseo. Estoy a un tris de untar el cable de alimentación con crema de whiskas y hacer el día completo.