Antihistamínicos y rock and roll

Ha habido suerte. Mucha, mucha suerte, porque no era un buen momento para ponerme a matar bichos sanguíneos. Necesito concentrarme en otro tipo de cosas más inmediatas, como dónde dormir, con qué pagar las facturas, cómo domesticar al peor gato del mundo…

Ayer a las cuatro de la madrugada se subió encima de la nevera y se dedicó a tirar imanes con la zarpa para ver como se destrozaban contra el suelo. El de París, el de Portugal, el que me regaló Teo que llevaba su nombre… Todos. Con cada zip-crash se fue acelerando de tal manera que para cuando pude llegar a la cocina, de los 12 imanes que había, en pie y entero sólo quedaba uno. Y mientras le llevaba cogido entre las manos pensando si estrangularle o meterle en el microondas, él, en lugar de agazaparse y asustarse, iba jugando a morderme los dedos. Porque no sólo es satánico, no… Es satánico e inasequible al desaliento. Para él no existe el «game over». Para él el mundo entero es un inmenso, inabarcable e inconmensurable PLAY AGAIN.

De verdad que no sé qué hacer con él. Estoy hasta las pelotas de castigarle, de perseguirle, de arrancarle de la chepa de los otros dos pobres sufridores. Pasan las semanas, pasan las castraciones y él sigue igual de cabronazo. Jesús tenía razón, nunca debí llamarle Peyote. El nombre hace a la mascota. El próximo gato que tenga tendrá que llamarse Gandhi o Mandela. En esta tribu ya no cabe más maldad. Con este hemos llenado el cupo para los próximos diez años.

Si por lo menos no fuera tan simpático el maldito… si no fuera tan dulce, tan divertido, tan sociable, tan mimable… al menos me quedaría el consuelo de ahogarlo en la bañera sin el más mínimo cargo de conciencia. Pero no. Encima es mi favorito, el muy cabrón. Que no necesita más que mirarme con ese hocico de rata chunga que tiene, para que se me haga el culo pepsicola. Y claro, así va el mundo… Dividido entre cabrones encantadores y gilimemos que nos dejamos encantar.

En realidad, más o menos esa ha sido la constante de mi vida sentimental.