O… érase una vez un hombre que me recordaba a una canción