Chinos y espatu.. espato… Chinos y plantas

Al final no voy a Suiza mañana. Karlos ha descubierto la obviedad de que no está en condiciones físicas ni para ir a Tordesillas y ha delegado el viaje. La verdad (dicho aquí, en intimidad y ahora que no mira nadie) es que me alegro. Me preocupaba. Me pasa con él como con los gatos. Me vuelvo matrona holandesa, de esas que te inflan a meriendas y te dan besos de los que espachurran los mofletes.

Ahora viene por las tardes un chino que se pasa una hora colocándole los huesos chungos. Le hace llorar de dolor, le cobra la friolera de 50 euracos por sesión, y le deja (vaya usted a saber gracias a qué técnica milenaria oriental o conquense) como nuevo. En tres sesiones ha recobrado por completo la movilidad del tobillo, las cervicales han dejado de molestarle y la costilla lesionada es cada vez menos dolorosa. Lo dicho. Misterios orientales de ayer y de hoy. Le he preguntado a Karlos de dónde demonios había sacado al chino de los milagros y me ha dicho que era el fisioterapeuta de muchos actores.

Es lo que tienen los famosos. No pueden tener la espalda jodida como todos los oficinistas del mundo mundial. Ellos necesitan fisioterapeutas chinos que hagan magia.

La verdad es que yo también lloraría de dolor si me cobraran 50 euros por hora…

He intentado espiar alguno de los movimientos dactilares del chino para ver si en el próximo hostión idiota que me toque, me puedo autocolocar los huesos yo solo, pero no he tenido demasiado éxito. Ya van dos veces que se acerca a la puerta con cara de apendicitis y me la cierra en las narices. Creo que si pudiera sacarme a collejas de la casa, lo haría si dudar.

Ya tengo conmigo el espatufilos/espatafilo/espatofilo de la floristería. Es bastante menos pomposo que el de plástico (cosa que no debería sorprenderme), así que al riesgo de tener que cambiar la planta sin ser visto, tengo que añadir el pequeño detalle de que va a resultar pelín obvia la mutación de planta superguay a planta uyquemierdecilladespatufilo.

Me temo que pase lo que pase, mañana seré compañero muerto.

Esta noche voy a ver Super 8. Por fin. Alegría, alegría y pan de madagascar…