Que año el de aquella noche…

Karlos le dijo al concejal del PP “y si te molesta tira de esta” después del “sí, consiento”.

Yo dí ocho veces el sí, entre risas compulsivonerviosas, hasta darme cuenta de que la cosa no se movía porque me faltaba el “consiento”.

Entre eso, las camisetas nintendo, la suegra dándole condones a Ana Belén, y los seis hermanos gigantes cantando el “dicen que casar-casar”, nos ha quedado un vídeo de bodas de lo más peculiar. Lo único que nos ha faltado, ha sido el loro chillando que le besáramos el culo.

Soy muy feliz.

No es coña. Lo soy.