Pues voy a volver a cambiar la plantilla…

Hay que escribir un post el último día del año ¿no? sí. Hay que escribir un post el último día del año, qué demonios…

Creo que Vargas se está muriendo. Lleva ya dos días que no sale a pasear fuera de la jaula y cada vez come menos. Pasa todo el tiempo abotargado y metido entre el algodón. Mucho me temo que una de estas mañanas me levantaré y habrá un ratón menos en el mundo. Karloszeta se ha ofrecido a llevarle al veterinario de animales exóticos, pero no quiero rizar el rizo más de lo que ya lo hago. He tenido muchos roedores en mi vida (bueno, excepto cigüeñas y monos caucásicos, creo que he tenido mucho de todo en mi vida, en general) y sé que tienen una existencia cortita y bastante delicada. No voy a andar ahora fastidiando al pobre bicho con inyecciones y medicinas que no le terminarán por servir de nada. Si tiene que palmar, que lo haga tranquilo y calentito en sus algodones. Por lo menos el tiempo que vivió, fue feliz descubriendo muelles de sofá. Ya es bastante más de lo que puede alcanzar cualquier ratón de jaula.

Hoy Karloszeta tenía que correr la San Silvestre vallecana a las cinco y pico, pero ha tenido que abandonar porque entre trabajo y compañero con una sola pierna, su tiempo no ha dado suficientemente de sí. Me siento cantidad de culpable porque no pueda cumplir con sus 20.000 carreras al año por mi causa (ya expliqué en otro post lo de la vigorexia compulsiva de Karloszeta y su pasión por el trotecito cochinero), así que voy a intentar portarme bien y no hacer barrabasadas de las mías, por lo menos hasta el día 11 que me quiten la escayola. Por de pronto, he dejado de caerme de espaldas con la silla por hacer el subnormal, y de tentar al loro para que se coma la cocina. No es que sea mucho, pero ya es más de lo que viene a ser habitual en mí. Al loro no le ha sentado nada bien que le cierre la jaula. Ha empezado a balancearse y pedirme que le besara el culo. Me desasosiega mucho que alguien me pida que le bese el culo mientras baila. Queda cantidad de raro. Como de película de David Lynch.

Esta noche vendrán amigos de Karloszeta a beber y dar el primer paso 2012 con nosotros, así que ahora hay un mueble entero en el salón lleno de alcoholes ricos y bandejas de cosas deliciosas que Peyote no se puede comer porque están detrás de un cristal (JA-JA). Karloszeta les ha prohibido a todos aparecer antes de las 2h. porque quiere que cenemos solos. Lleva dos meses pidiéndomelo y hasta ha comprado velas y un mantel nuevo. La cosa me descoloca cantidad, porque Karloszeta es un poco panzer y no le pega nada lo de hacer cenitas románticas a la luz de las velas, así que puede que finalmente haya decidido escoger esta Nochevieja para matarme y hacerme desaparecer en bolsas de basura, junto con los restos de langostinos y cordero.

Eso supondría que esta sería mi última noche en el mundo, así que… Hala. Me voy a abrirle la jaula al loro y a hacer un par de trompos con la silla. Si acaso este fuera mi último post, por favor, recordadme como era. Despeinado, con camiseta absurda y un puntillo subnormal.