Gñ…

Estoy extraño y agresivo. Llevo cuatro ataques de ira en lo que va de semana y empiezo a odiar severamente a Diosdado. No lo soporto. Lo mataría. Lo metería despacito por un sacapuntas y utilizaría la monda para rellenar los cojines de los gatos. No aguanto sus continuas exhibiciones de cultura imbécil construída a base de frasecitas baratas de superpop, ni su forma de ladear la cabeza y de entornar los ojos cuando habla, como si acabara de salir del grupo de tarados que anuncian las colonias de Calvin Klein. Le pasaría por una batidora, cada vez que me pasa el brazo por los hombros y me dice “tú y yo no somosh como los demash boy… tú y yo somosh guayshsomosh cool,  tío…” Daría lo que fuera por hacerle una doble nelson y aplastarle el flequillo contra los baldosines del wáter al grito de amílalegión-muertealartistavisual.

Claro que para hacerle una doble nelson, quizá primero debería aprender qué demonios es una doble nelson. Sobre todo porque no tengo ni puta idea, y probablemente terminara el movimiento autotropezando con los cordones de las zapatillas y dejándome los incisivos contra el parietal posterior de Diosdado.

Cosa que no quedaría nada bien con lo del grito de machote legionario…

Bueno, pues… tanta ira repentina, sumada a un nuevo ataque de celo sexual permanente de esos que me tienen a todas horas como un chimpancé bonobo, me lleva a la conclusión de que debo tener la testosterona un pelín más alta de lo normal. Ojala tuviera un regulador por algún sitio, para poder mantenerla así hasta el día del paintball. La última noticia divertida que me han dado al respecto, es que el autobusero se ha pagado su entrada para sumarse al equipo de los cabagge patch kids. Que bien. Qué chupi todo. Es justamente lo que necesitaba yo para animarme. Colocar mi culo en el punto de mira de un autobusero despechado. Si al pasar me escupe el de la puerta, creo que ya habré hecho el día completo.

Mahatma Karloszeta no asume mi pánico inútil. Dice que me preocupo por nada, porque nadie va a ir en son de guerra, y que todos nos ayudaremos los unos a los otros, aunque estemos en equipos opuestos.

Quizá también meta a Karloszeta por un sacapuntas. Cuando termine de enseñarme cómo coño se hace una doble nelson.