Padres ejemplares

Mañana viene una asistente social a hacernos nuestra primera evaluación como futuros padres de acogida. Estamos un poco acojonados. Bueno, miento. Yo estoy un poco acojonado. Karloszeta pasa del universo, como siempre. Entorna sus ojos de plata y dice «no sé por qué te preocupas. Somos un prototipo de padres cojonudo.»

Obviamente, el concepto de «padre cojonudo» que tiene Karloszeta, no es ni por asomo el que tengo yo. Quizá debido al hecho indirecto de que él tuvo uno y yo no. Pero lo cierto es que si me meto en la piel de la asistente social y hago una informe de nuestro ecosistema familiar en diez puntos, se me caen los palos del sombrajo. Sobre todo porque más o menos sería esto:

1: El individuo solicitante nº 1, suministra hongos de identidad dudosa y procedencia desconocida.
 
2: El perro responde al nombre de desgarracipotes y presenta conductas de desequilibrio emocional severo.

3: El individuo solicitante nº 2, guarda un sable jedi en el paragüero.

4: Los tres gatos responden al nombre de drogas y sustancias adictivas diversas, observándose en el más pequeño, tendencias destructivas de carácter maniacocompulsivo.

5: Uno de los dos ratones ataca a los gatos y el otro come jamón serrano. Responden al nombre de «Palomeque» y «Elquenoespalomeque». Se observa risita absurda en el individuo solicitante nº 2 al hacer mención al segundo nombre.

6: Eventualmente, se dispone de un loro que te llama puta.

7: El individuo solicitante nº 1 hace uso de twitter para exhibicionismo público de una conducta homoerótica lasciva con evidente alarde genital asociado a tendencias políticas de carácter independentista. Ejemplo anexo: «Yo siempre la tengo dura porque soy de Gasteiz»

8: De cada tres frases que articula el individuo solicitante nº 1, una es «hostia puta».

9: De cada tres frases que articula el individuo solicitante nº 2, una es «cómeme la p**la»

10: De forma accidental, se descubren dos alijos de Repostería Martínez, ocultos bajo los cojines de dos sillas de la terraza. El individuo solicitante nº 2 asegura que no son suyos. El individuo solicitante nº 1 pide permiso para ausentarse y procede a ir en busca del sable jedi. El individuo solicitante nº 2 se despide con corrección y huye al edificio colindante a través de la terraza de antenas.

**************************

Bueno… pues nadie puede negar que, punto más punto menos, nos sale un informe de lo más chupi.

Necesito urgentemente un plan de contraataque de aquí al viernes para mitigar un poco nuestro más que evidente suspenso. Para empezar a solucionar los puntos más problemáticos, le he dicho a Karloszeta que desde hoy y hasta el sábado, llamaremos a los gatos Micifú, Bigotitos y Manchitas, al perro Toby y a los ratones Mickey y Minnie. Karloszeta me ha dicho que le parece un plan estupendo, y que, para hacer aún más redondo nuestro círculo de perfección, él me llamará Dorita y yo a él Totó.

Y yo le he contestado que me comiera la p**la.