I don’t like sunday

Anoche por culpa de las 359 llamadas griegas de Karloszeta (en crisis primaveral profunda) se me olvidó escoger alguna ropa un poco seria para venir a trabajar hoy, y he vuelto a vestirme a ciegas, con su consiguiente consecuencia mortal para la salud mental de los que me miran. Mientras escribo esto desde mi macsitio, llevo puesta una camiseta verde con un kermit que dice I like Mondays, unos vaqueros marrones y unas zapatillas rojas. Verde, marrón, rojo y una rana parlante. Perfecto para pasearme delante de un jefe que ayer me dijo que me pusiera corbata. Creo que para terminar de pasar desapercibido, quizá me acerque a mediodía al bazar chino a comprarme unos leds intermitentes para los huevos.

Diosdado acaba de llegar. Lleva un traje impecable. Hortera, pero impecable. Y me ha mirado con cara de “ja-ja-ja-vas-a-morir-y-yo-no.” Estoy empezando a sufrir un poco. Considerando la infraestructura de la planta, el único sitio donde puedo estar fuera del alcance de las miradas gerenciales es el cuarto del café, así que puede que hoy pase mis cinco horas de jornada maquetando capuccinos. Ya veremos si el lunes no me toca postear desde el cuarto de las escobas.
Mi entrenamiento con el perro sigue siendo una mierda (mira tú por dónde), así que he decidido tomar cartas en el asunto y actuar de forma madura y responsable. Es decir…dejar que lo entrene Karlos, mientras yo sigo achuchándole los bigotes panchovillescos (al perro, no a Karlos. Karlos se los afeita con regularidad) y preocupándome de cosas más importantes, como encontrar nuevos escondites para mi Respostería Martínez de contrabando.
Pasado mañana llega mi día aciago. Mi domingo de narutonto y expoinfierno. Cada vez que lo pienso, la rana kermit se me empapa de la cabeza a las ancas. Ana me ha llamado ochenta veces para pedirme que hagamos un ensayo general de disfraz. Y las ochenta, mi única respuesta ha sido “oh…ehm…uh…” Ya sé que no es el colmo del entusiasmo, pero hoy por hoy, no puedo decirle mucho más. Sobre todo considerando que el único ensayo general que me gustaría realmente, es el de hacerme un narutokiri con el shuriken de plasticurri.