Postormentas y simonerías

Ya está. Campeado el temporal y pasado el cabreo. No hay guerra que no se pueda arreglar si dos lo quieren. Hablamos, pactamos, sopesamos y comprendimos. Yo saco en conclusión que no debo meterme en jardines ajenos, y él que tiene que controlar las ganas de matar al enemigo. Nos berreamos, nos pusimos ñoños, nos reímos, le dimos al sexo cowabunga y hala… reestablecido el equilibrio cósmico. Estela me preguntó “¿cuánto le duran a él los cabreos cuando se enfada contigo?”. Tuve que enfrentarme a una verdad aplastante. “No lo sé. Nunca se enfada conmigo.” Así de cierto. Nunca se enfada conmigo. Si eso no se merece un perdón expréss, no se lo merece nada.

Hemos tenido evaluación con los psicopedagogos de Simón. Todo ha ido genial. Creíamos que no, porque nos enfrentábamos a una especie de tribunal inquisitorio de cuatro miembros con cara de palo, pero eran miedos de humo. En realidad, pensándolo bien, el 95% de nuestros miedos, son miedos de humo. Es bastante paradójico que puedan llegar a bloquearnos la vida y las expectativas, de una forma tan absurda. Nos han estado enseñando vídeos de Simón grabados en el mes de septiembre, cotejados con vídeos grabados en Mayo. Es brutal. La noche y el día. De monosílabos en susurro y tapándose la cara, a contar toda su vida a grito pelado mirando fijamente al objetivo. No es evolución. Es cambio radical. Yo estaba preocupado por si se chivaba de mis idas de olla, tipo llegar tarde al colegio todos los días por quedarme apollardao viendo los dibujos de Hora de Aventuras, o lo de montar peleas de sables jedi con los perros en el jardín, pero he sufrido en vano, porque a la hora de chivarse de todo (el maldito) lo ha hecho con su media lengua de trapo, y ha conseguido dejar al personal con carita de pitirri en plan “ay qué mono” en lugar del “pedazo de tutor subnormal que le hemos buscado a la criatura…”, que hubiera sido mucho, MUCHO más consecuente y adecuado a la cruel realidad de nuestro cotidiano día a día.

Y me voy, que me están esperando los perros para otra batalla jedi por el control de la galaxia.