Minipost-11 ¡¡la encontré!!

Simón ha adornado la casa para que Karlos y yo, tengamos una cena romántica de San Valentín. No tengo palabras para describir el resultado. Como si Pequeño Pony y Tarta de Fresa hubieran parido una tribu de Osos Amorosos, en una viñeta de Candy Candy. Lleva varias horas y todavía sigue recortando corazones y pegándolos a diestro y siniestro, en cuanto pilla un trozo de pared vacío. Llevo quitados unos 485 y todavía siguen apareciendo. Hasta en el wáter. Lo peor es que se va emocionando in crescendo y ya ha llegado a la fase “bájame la caja de las purpurinas de Navidás que voy a haser una cosa SUPERBONITA.” Así que… no sé cómo terminará esto. Lo mismo mañana me despierto y me cruzo con Liberace tocando el piano de espejuelos por el pasillo.
Me han traído a casa un ramo de margaritas blancas con el corazón amarillo. Me gustan mucho las margaritas blancas. Me parece la flor más bonita del mundo. Le he dicho a Karlos “¿por qué me conoces tan bien?” y él ha respondido “Porque quiero hacerlo.”