Suertes

Vienen meses pacíficos. Ya se ha recuperado de sus dos costillas chungas, pero hasta fin de año tiene un destino madrileño y tranquilo. Con retenes hasta las doce de la noche y de lunes a domingo, pero sin tener que jugarse el pellejo por allende los desiertos. Votaría por hacerlo definitivo ahora mismo y sin dudar. Incluso a pesar de no poder salir a ningún lado, y echar por tierra todos nuestros planes de viajes 2014. Me estoy volviendo perezoso con esto de la tristeza, y cada vez me cuesta más resetearme de felicidad absurda. Quiero paz y vida aburrida y tranquila. Y le quiero conmigo. Para eso levantamos esto. Para eso montamos esta casa que se caía a trozos, y limpiamos el jardín de Drácula. Para eso pusimos las casetas de los perros, y acogimos a nuestra tribu de signos. Para llegar juntos a viejos. Esta era mi atalaya y él mi mejor amigo. ¿Cuántas veces puedes echar la vida junto a tu mejor amigo? ¿pocas o ninguna? pues eso. Pues dejadme este lujo que es solo mío, coñoya…