Regalo 1-2: el abrigo y las Converse rojas

Voy hacia abajo y en picado. Ahora mismo no siento la nariz, y voy por ahí con la boca semiabierta como una choni de instagram, porque si la cierro en un minuto me tiño de azul y en dos me asfixio. Mañana supongo que vendrá la tos y pasado la sordera por taponamiento de mocos. Porque a mí me dan pocos resfriados, pero cuando me dan directamente el mundo se me hace bola. Así… en general.

Esta mañana ha helado. Menos mal que al final me regaló el abrigo. Qué maravilla el abrigo. Como envolverme en un abrazo. Igual. Y qué bonito. Tan bonito que no parece mío. Me lo veo en el espejo y me siento como un outsider okupa dentro de ese abrigo. Como si en cualquier momento fuera a venir alguien a sacarme de una oreja diciendo “Anda tira ya p’afueraaaaa…” Ayer lo llevé puesto casi todo el día encima del pijama, como un idiota. El abrigo y yo hicimos feeling. Feeling absurdo. De los míos. Solo me lo quité para comer, por si me lo manchaba. Jon K. parecía divertido. Constantemente me quitaba a Canuto de los pies. “Cómo muerdas esa tela, la reemplazo con tu pellejo, minichucho.” Llamé a mi suegra para contarle lo del abrigo nuevo superbonito que no parecía mío. Ella ya lo había visto, porque había ayudado a dejarlo a mi medida. Me dijo que lo combinara bien con la ropa, porque era un abrigo bueno y elegante y merecía ese cuidado, así que esta mañana, mientras buscaba en el armario, se me han puesto las orejas un poco del revés de tanto mirar mi ropa sin llegar a ninguna conclusión. He coincidido con Jon, que regresaba de la guardia y se estaba acostando. Le he dicho “¿Con qué combino el abrigo bueno para que quede bien?” Jon ha sonreído desde la cama y ha contestado “Es tu abrigo. Combínalo con lo que te salga de los cojones y no hagas caso a nadie.” Me ha gustado más su consejo que el de mi suegra, así que de outsider, me he ido. Con los vaqueros viejos, las converse rojas, la camiseta de Star Wars y el abrigo de Armani.

Hoy me imagino que todos los fashion style bloggers del mundo, habrán notado una ligera conmoción en la fuerza.