In Extremis

Ayer fallé. Y eso que ya había entrado en la última fase de este maravilloso virus (entiéndase: estómago) y había mejorado bastante mis opciones de mantenerme en pie y con buen humor. Pero después de comer se me cruzó por enmedio Karlos enseñándome a usar Torrent y me pasé el final de la tarde descargándome cosas locas de las mías. Cine coreano, animes imposibles, películas B de zombis que no verían ni sus directores… Y a eso de las 11 y poco ya caí en coma, claro. No estoy bien. Nada recuperado. Siento que me falta fuelle. Vaya comienzo de año que estoy teniendo. Espero que signifique que va a ser la purga para una etapa estupenda, porque como siga así, redondeamos aún más la mierda del 2014.

Pedro ya es nuestro. Pasamos el segundo examen con notable alto (que hubiera sido sobresaliente si él no hubiera seguido con el supervisor en formato fuck-you-bitch), y esta mañana nos han comunicado la cesión de su tutela. Ahora ya es nuestra, y podemos pasar a la adopción legal. Estamos contentos. Más que contentos. Queda camino por delante, pero no hubiera sido bueno para él volver hacia atrás. Si en los centros de la comunidad se apilan los niños como si fuesen pollos, no quiero ni pensar lo que debió ser para él encima ser sordo. La incomunicación y el aislamiento más absoluto. Al menos ahora escucha, vive, se relaciona y siente ilusiones. Sentir ilusiones es importante. Da igual que sean grandes o de mierda, posibles o imposibles. En esta vida rara de subeybaja, como no las tengas presentes y nítidas delante de la nariz, estás bien jodido.

Y hablando de estar bien jodido…voy a ver si me mato a base de aquarius.