Reseteándome

Estoy recontramuerto. A pesar de mis buenas intenciones al sentarme frente al portátil, estoy enlazando demasiados bostezos por segundo, como para sacar algo productivo. Y no te digo ya, para terminar mi post erótico. Nah… ahora mismo mi único plan va a ser pijama, kindle, Canuto y edredón (Canuto porque es el que da tabarra para subir a la cama. El resto de la manada ya luego va subiendo sola y dando por culo por tandas). Hemos triunfado con todo. Con el paintball, con el reloj, con la tarta, con la fiesta, con el láser-tag… Triunfo absoluto. Tengo un vasco gigante agradecido que se acaba de quedar dormido en el sofá con el mando de la televisión encima de la nariz (voy a tener que ir agenciándome una carretilla para estos casos). Hoy me parece que nos acostamos todos en paralelo antes de que den las 12h. Y mañana ya te contaré lo de la batalla de pintura con los 20 psicópatas ¿vale? Sí. Ok. Apágame la luz, anda. Pórtate bien.

Nasnoches.