Perdóname, blog. Son los putos exámenes finales. Me senté hace dos semanas, evalué, sopesé, recopilé y me dije “mierda, con el tiempo que tengo y lo que me queda de estudiar, no voy a conseguirlo.”

Y sabes… resulta que soy el tipo más cabezota del mundo con las cosas que no puedo conseguir.

Sí. El mismo que se escapó 13 veces del centro de menores intentando llegar hasta Cefalu desde Alcorcón. Ese.