Tendrás que esperarme. No estoy bien de la cabeza.

Sí, ya… bueno. Bien de la cabeza no estoy nunca. Pero ahora mismo me refiero estrictamente a lo físico.

Elegí un mal otoño para estar en pie ¿no?