Bú Balo

Esdoy bu balo. Balísimo. Al final Simón trajo los virus del colegio y los repartió por toda la casa. Yo he sido el segun. Considerando que ayer tuve con Jon K. el refrote cochino de puesta de árbol navideño de todos los años, con intercambio de lengua y salivilla, calculo que para Nochebuena ya habrá caído él. Y que con los platos que cocinemos y sirvamos, distribuiremos virus catarrales por toooooda la familia. Ay.. qué entrañable y bonita Navidad. Yo ahora mismo no puedo hablar (y eso que se ganan mis compañeros de trabajo) y Jon se divierte diciéndome que tengo voz de hombre. No sé. No sé qué decirte. Yo me veo más voz de Bárbara Rey o algo así. Y tengo fiebre. Así que voy por las esquinas del frío al calor y del calor al frío. Se supone que tendría que empezar a cocinar mañana por la tardenoche, para que mis cuatro platos y mis entrantes marroquíes lleguen todos coordinados y a tiempo, para Nochebuena. Y sinceramente… ahora mismo lo único que me apetece realmente es meterme en la cama con el kindle y pasar del universo. Incluso diría más; pasar del kindle.

Veintitrés kebabs para llevar y un cuscús de bote con tostadas de bimbo. ¿Cómo lo ves? ¿Quedaría muy mal?