Cumplevascos

Dos acontecimientos fiesteros todos juntos en este mes. El 25 se nos casa Jokin. El mismo 25 que es también el cumpleaños de Jon K. y cuya celebración voy a arrastrar unos días después para no coincidir el vivan los novios con el porque es un chico excelente. Unos por otros, esto es una ruina. Intento hacer malabares chinos con los pocos restos de dinero que me han quedado después de Navidad y creo que más o menos lo conseguiré si luego me paso los dos siguientes meses trayéndome tuppers al trabajo y tirando de lentejas y macarrones for ever. Jon me dice que no lo haga. Que no quiere nada. Que ya se celebrará con grandilocuencia en otro momento u otro año, y que en este, una tarta y ya. Pero por este oído me entra y por este me sale. No puedo hacerle eso a un hombre que me ha regalado un futbolín. Va en contra de mi ley de la robótica.