Filosofía del vodkatonic

Acabo de ponerme un vodka con tónica. Bien cargadito. Lo he mezclado en la coctelera, le he puesto dos hielos, medio limón, lo he volcado en el vaso, lo he probado… y luego lo he tirado por el desagüe porque no quiero beber alcohol todos los días. Sí. Yo hago esas memeces. Salgo y entro en mi conciencia con una agilidad primorosa y absurda. Es porque no quiero parecerme a mi padre. Cada día doy hacia él dos pasos y luego retrocedo otros tres. Pero coño, qué bien me hubiera venido ese vodka…

Maravilloso martes de mierda, después de un mierdoso lunes de maravilla. He pasado las seis horas de trabajo sin despegar los ojos de la pantalla, comido un sándwich de máquina (pagado. Me estoy reformando) y luego volado en el autobús para poder llegar a tiempo a clase. He vuelto a ver al viejecillo que me toca el culo los martes y los jueves. Le tenía justo enfrente, con un abrigo verde y una gorra de ala de mosca. Creo que me ha reconocido, así que he puesto cara de “mira, hoy mejor que no.” Cuando yo bajaba, se ponía un chico delante de él. Me angustia un poco pensar que un día alguien le partirá la cara de un guantazo. No parece un pervertido muy resistente. Como yo he volado pero el autobús no, he llegado tarde a clase y me he perdido un 30% del temario, así que todas las preguntas que llevaba apuntadas se han vuelto coitus interruptus. He intentado abordar al profesor cuando salíamos, pero llevaba mis preguntas escritas en el anverso de la mano y me he sentido muy ridículo al levantarme la manga para mirar la primera. Al final todo se ha quedado en un “ehm… ahm… mejor se lo digo mañana”. Mi nota mental de esta noche sería acostumbrarme a usar la libreta. Jon me compra siempre un montón de libretas, y yo me dedico a llenarlas de dibujos y luego apuntarme las cosas en la mano. Siempre. Siempre hago igual. Ya hasta clasifico las tintas. Si me la apunto con el rotu rojo, no se va con el jabón y me dura dos días: PREGUNTAS IMPORTANTES. Si me la apunto con el  negro, se va con el roce y desaparece: PREGUNTAS DUDOSAS O CON POSIBLE AUTORRESPUESTA. Si me la apunto con el azul, se manchará la manga de la camiseta y las tendré por duplicado hasta el infinito y más allá: PREGUNTAS PARA HACER EN VERANO.

Tengo un problema con la longitud de las mangas de las camisetas. Todas son muy largas. O mis brazos son muy cortos, que igual podría ser, porque uno no está precisamente lo que se dice bien hecho.