Chorizo Frito

Estoy un poco enfadado conmigo en estos momentos porque he pasado gran parte de la tarde buscando vectores de la flor del iris para una cosa de mi trabajo que tengo que tener preparada para el miércoles. Perder horas de sábado en dormitar, en ver pelis, en rascarme los huevecillos viendo por internet vídeos de gatos, pues vale. Me suele sentar mal cuando sucede, pero vale. Ahora bien, gastarlos en cosas del trabajo…muy mal, Ariel. Eres un pavo. No lo hagas nunca más o tendré que enfadarme contigo. Conmigo. Con nosotros.

Hoy he estado mirándome en el espejo del baño y me he dado un poco de pena. Estoy flaco y desunstanciao. Diría que me he ido estrechando por la zona del tórax, o algo así. Las últimas camisetas que me he comprado son de talla S y me están sobraditas. A este paso me convertiré en una quisquilla.Tengo que intentar hacer más ejercicio de musculación, pero no saco la rabia suficiente como para empezar. Hoy me he tumbado en el banco de pesas que tiene Jon en el garaje y he intentado hacer un poco de brazos. Estaban puestas cinco pesas de nosecuánto en cada lado y aquello no había ser humano (de fuera de Esparta) que lo moviera, así que me he liado a sacar pesos hasta dejarlo en algo más llevadero. Algo más llevadero que tampoco he podido levantar. Al final, cuando ya no podía sacar más porque me quedaba únicamente con la barra, he probado a hacer tres levantamientos y casi dejo ahí el bazo. O sea, un éxito más en mi carrera hacia la perfección corporal.

La dieta tampoco la llevo bien. Ayer cené chorizo frito, hoy he desayunado porras, esta noche me haré una pizza… Jon está contento porque no tengo tumores, así que ahora en vez de controlarme y reñirme, es piadoso conmigo y me anima. Dice que no me preocupe, que yo funciono mucho por impulsos, y que ya me llegará el momento psicológico adecuado para empezar a cuidarme. Cuando lo dice me sonríe y me acaricia la cabeza. Y pone esa expresión entre divertida y escéptica, como de padre que le estuviera contando a su hijo que van a venir los reyes magos a traer la paz mundial, o algo así.

Debería hacerme vegano y yogui (de yoga, no de oso del parque Yellowstone). Eso es lo que debería hacer. Eso solucionaría mis dos problemas. Comería cosas sanas y mis músculos me responderían cuando los llamo. Además, la pinta de perroflauta pirado ya la tengo. Es una pena desaprovecharla comiendo chorizo frito.