Primer día del resto de algo

Primer día de dieta/objetivo 20 kilos (¿ayer dije 20 ó 25? bueno, me valen ambos). Mi resumen del día es: buajs, puajs, bleghs y arfhs. Y no tengo más palabras, señoría. Todo el puñetero día comiendo. Desayuno, postdesayuno, prepostdesayuno, comida, merienda, merienda cena, cena, postcena… toooooodo el puñetero día comiendo. Pero no cosas divertidas, coloridas y chupis, no. Verduras, ensaladas, batidos de proteína con sabor al calcetín, leche con cereales, cereales con leche, plátanos, más plátanos, AÚN MÁS PLÁTANOS… en fin. Que ya me estoy quejando mucho para ser el primer día.

También he hecho tontiejercicio. Nada. Un par de alehops con las pesas más ridículas del garaje y diez minutos de correr en la cinta de Jon. Anteayer le quitaron las grapas de la rodilla y ha vuelto a salir a entrenar así que pronto volverá a casa, descubrirá que he preferido una máquina a salir a correr con él y me morderá en el culo. Pero no es nada personal, es que Jon corre mucho. Y como es un ciborg deportista, mientras corre te va diciendo como respirar. “ARI, INSPIRA POR LA NARIZ Y EXPIRA POR LA BOCA, PERO DESDE EL DIAFRAGMA, MIRA PONTE LA MANO AQUÍ Y SIÉNTELO ARI,
NO ARI, POR LA NARIZ, ESTÁS INSPIRANDO POR LA BOCA ¡NO, AHORA SUÉLTALO POR LA BOCA! NO, ASÍ NO, CON EL DIAFRAGMA MEJOR, ARI…”

Y así to the infinity and beyond. Tú arrastrando la tráquea monte arriba suplicando a Zeus que te envíe un rayo, y él hablando de diafragmas. Así que hoy me quedo con mi mordisco de culo y ya mañana o pasado, cuando ya me haya aburrido lo suficiente de mirar el gotelet, ya me iré con él a triscar montes.