No estaba muerto, no

Estaba de parranda. Me he pasado antes una hora pensando que la culpa de que no sea diario en mi blog es de mi twitter. Porque yo antes escribía como me gusta hacerlo, esto es, todos los días y en formato reducido. Diez frases, veinte… La idea tonta resumida de cada día, que siempre tengo alguna. Pero al llegar twitter empecé a hacerlo por el microblog y el maxiblog se convirtió en un testamento diario. Tanto que a veces me llegaba a aburrir a mí mismo. Así que le he estado dando vueltas. ¿Dejo el blog y sigo en twitter? ¿dejo twitter y sigo en el blog? ¿debería hacer publicaciones parciales a un 50% en blog y en twitter? ¿es la vida una ilusión? ¿es mi blog un frenesí? y entonces, en esas cavilaciones de mi insolación de las 13:30h. ha bajado del cielo la musa de la inteligencia y dándome una patada voladora me ha dicho ESCRIBE DONDE TE SALGA DE LOS HUEVOS, INÚTIL. QUÉ COÑO IMPORTARÁ.

Las musas de la inteligencia son las mejores. Siempre saben ponerte en tu sitio.