Walpurgis

De la semana activa todolohagoytodolopuedo a la semana pasota del “mejoryamañana.” El mismo yo, pero en dos versiones antagónicas. Como siempre desde que nací. Menos mal que ya me tengo aprendido y lo único que hago es esperar a que se me pase. Antes me desesperaba e intentaba tirar de mí mismo sin ningún éxito y con mucha frustración. Ahora me encojo de hombros y espero al siguiente lunes. O al otro. Ahora ando semiescondido en el cuarto de las guitarras, detrás de la batería de Simón. Las paredes insonorizadas me protegen. Pedro me persigue por todos los rincones del universo para seguir leyendo Ready Player One EXACTAMENTE a la misma hora que cuando empezamos, EXACTAMENTE sobre el mismo sillón, y EXACTAMENTE en la misma posición. No sopesé yo bien lo de abrir la caja de Pandora. Le veo a veces tan sencillo, con su flequillo negro y sus camisetas clónicas, que se me olvida por completo que no lo es. Que con él no vale lo de enseñarle un libro que ya conoces y pretender que luego siga por su cuenta. En su geografía mental no existen los cambios. En su geografía mental, si has empezado con él, terminas con él o mueres en el intento.

Y la verdad es que creo que yo ya estoy más hacia la segunda fase.