International friends

Ayer fuimos a cenar a un japonés y hoy hemos ido a comer a un mejicano. Jon intenta sacarme estos días de casa todo lo que puede (y puedo yo) porque llevo meses con cabeza y corazón metidos en el trabajo de fin de master, y cree que voy a enfermar. Me parece muy de madre eso. “¡Sal que te dé un poco el aire, que vas a enfermar!” Nadie enferma por estudiar. Si no, la mitad de la población estaría ya en extinción. Pero como me divierte lo de salir a comer fuera de gorra, me callo, pongo cara de pobrecito-Ariel y me dejo llevar. Hemos estado comiendo en La Mordida con los amigos cabbage patch kids de Jon (esos que son seis y cada uno de una nacionalidad) y creo que se me ha ido la mano con la jarra de los margaritas. Me gustaría decir que ha sido por bajar la flama del pollo chipotle, pero a estas alturas mentir en mi blog, que está tan lleno de yo, es como convencer al espejo de que soy alto. O sea, una tontuna. Hemos vuelto caminando desde Princesa hasta Moncloa para bajar el mareíllo y uno de los cabbage patch kids me ha estado contando durante todo el camino, en un perfecto inglés de Inglaterra, algún tipo de problema (intuyo que doloroso) que había tenido este año con su hermano y la herencia de sus padres. Por supuesto, entre la jarra de margaritas y que hablo inglés como Cantinflas, no he pillado prácticamente ni cacho, pero no se ha notado nada porque me he limitado a asentir con interés y soltar cuatro o cinco ahams y seis o siete fine. Cuando nos hemos despedido, el tipo parecía superagradecido de que le hubiera escuchado atentamente (lo cual he hecho, pero por motivos completamente distintos a los que él cree) y me ha dado un gran abrazo. No me gusta que me abracen los desconocidos. Me pongo muy nervioso, así que ahí he dejado ya los fine y me he dedicado a los jejejé y a los bye-bye. Hemos quedado para vernos antes de Navidad. Tengo exactamente dos meses para aprender como se dice elegantemente en inglés jameyá-pordios.

En otro orden de cosas… estoy del verano hasta el escroto. Que se ha ido, PERO NO.