Lunes de algo

Estamos en los tres días laborales más tontos del planeta. Lunes de pascua, martes de nosequé y miércoles de nosecuántos. O… creo que ni siquiera es lunes de pascua… bueno. Repito; estamos en los tres días más tontos del planeta. Los tres previos a Jueves Santo, Viernes Santo, sábado de nosequé y domingo de algo.

Igual debería aprenderme las festividades religiosas antes de hacer este tipo de intros. Igual.

Esta mañana he arrancado de una manera muy bonita y maravillosa. Han saltado los plomos con un pataplof, mientras estaba enjabonándome la cabeza en la ducha. Con los niños dormidos, porque hoy no tienen clase, y con Jon corriendo por el monte porque se entrena para otra ironman. Y también con una hora adelantada en el reloj de primavera quitándome toda la poca luz matinal que se podía disfrutar estos días atrás. Así que nada. Caldera apagada y agua helada para el espinazo de Ariel Nepomuk. Con esas, he tenido que salir de la ducha, envolverme los huevos en la toalla como un romano y bajar hasta el sótano, con la espumita resbalándome sobre los ojos para darle al conmutador (tampoco sé si se llama conmutador, hoy no es mi día) y para rearrancar la caldera del agua caliente. Todo eso a oscuras y goteando plíquili-plíquili. He dejado todo un caminito de espuma, agua y vayapordios, desde el baño de nuestro cuarto, hasta el sótano. Eso son dos pisos y medio. Con un ligero desvío + recorrido circular around the planta baja, porque no estaba la linterna en el armario de las linternas (impensable) y he tenido que recoger mi móvil del sitio donde no me acordaba que lo había puesto, para poder usarlo de luz y no matarme en pelotas en una escalera de sótano.

Cuando he podido llegar a la ducha de nuevo, he tenido que empezar a ducharme otra vez de toda la mierda rebozada que llevaba encima, después de la travesía, pero como ya iba contra reloj, se me ha olvidado lo de aclararme el pelo del primer lavado fallido, y ahora llevo la cabeza como si me la hubiera vomitado un mono.

Pues eso. Que bienvenidos al lunes.