Más

Llevo dos semanas pidiéndole a Jon que me pase fotografías sin bicho de nuestro viaje a Japón para inaugurar mi primer post en el blog. O dicho de otro modo, llevo dos semanas sin blog, sin post, sin fotografías, sin viaje a Japón y sin náh. A este paso inauguro el blog con mi jubilación o mi primer análisis de próstata senil, así que… a tomar viento. Yo me siento, cuento lo que quiera y ya seré blogger profesional en otro momento.

Mañana trabajo por la mañana, trabajo por la tarde y trabajo por la noche. Por la mañana en el infierno, por la tarde con mis alumnos y por la noche con el montaje de la función de junio. Son las 00:00h y he subido a la buhardilla para pintar lemures, pero me he quedado mirando el armario de los 2000 sprays, con pedorrería de pereza infinita. Últimamente no hago nada de lo que debo, así que será mejor que no luche contra mí mismo, me desnude, me lave los dientes, me tire en plancha sobre la cama, y me ponga a leer los dos libros que he robado de la casa de mi suegra. Uno es Las Hijas del Agua y el otro Rosario Tijeras. Intuyo que no me gustará ninguno de los dos, pero echo de menos leer libros en papel, así que los voy robando por donde puedo y me dejan. El ebook fue el mejor invento de la historia para ahorrar espacio, peso y pasta, pero a veces es como si la pantalla digital me bloqueara, y siento que vuelvo a necesitar esa emoción absurda que me da pasear entre estanterías escogiendo libros al tuntún. Nunca he sido un lector selectivo, es la cruda realidad. Nunca me leí ni una crítica literaria, ni miré ni un ranking de ventas. Mis autores favoritos vienen de haberlos elegido alguna tarde de mi vida al azar porque sí, en un pita-pita-colorita / esta-portada-tan-bonita. También gracias a eso tengo una impresionante colección de mierdas. Qué le vamos a hacer. Es lo malo de lo bueno de no preocuparte de por dónde pisas. Pero creo que seguiré así lo que me quede de vida lectora, porque realmente no estoy seguro de que se pueda hacer la crítica objetiva de un libro, ni de que nadie pueda predecir lo que sentirás al leerlo.

Y ya. Queda reinaugurado el blog. Mañana nos vemos de nuevo.