Guía del Autoestopista galáctico

Me están cayendo todos los diluvios de Noé con el asunto novia-Pedro. Hubiera sido más sencillo contratar vallas publicitarias de “Ponga un Pedro en su vida” y colocarlas estratégicamente a lo largo del camino que recorre la muchacha por las tardes con su perro. Más sencillo que ayudarle a darse a conocer en redes. Mi cuerda de funambulista es fina y no para de menearse. Él monta un facebook con 258.316 fotos del planetario, me pide opinión, yo le digo “está bien pero… ¿y si hablas de algo que no sea el planetario?” y ya está. Cejas en paralelo, ojos entornados. “El planetario ME GUSTA.” “Ok, ok… sí…está…. está curioso, sí.”

Está curioso si lo que quieres es hacerle un facebook al planetario, claro. Y maravilloso si quieres que la chica vital de los rizos y las gafas quiera salir con tu planetario de la mano a tomar una hamburguesa. Entonces sí. Es perfecto.

No soy el tipo más adecuado del mundo para dar consejos sobre imagen en redes. No tengo facebook. No tengo instagram. Mi blog no tiene ni una foto mía. Mi twitter es un páramo gráfico (si restamos monos y lemures). Vivo en mi caparazón de cangrejo ermitaño y cuando alguien me hace un toc-toc, me plego sobre mí mismo como un bicho-bola. Soy pequeño. Soy translúcido. Me escondo en mi botella, me enrollo y yo solito me tiro al mar. No sirvo para las luces ni para los ruidos. No quiero verme en ningún sitio. Estoy bien aquí, en mi espacio, como el gato mirando el mundo desde la valla. ¿Qué voy a decirle yo sobre cómo gustar a una chica? Sin embargo, de verdad que quiero ayudarle, porque a Pedro, paradójicamente, dentro de su burbuja el amor le hace feliz. Lo veo en detalles que capta, asimila y reproduce. Cuando bajamos al centro a alimentar gatos y el calor está pedorro, siempre le compro un granizado de lima de la tienda de los frutos secos y siempre les pido que me lo tapen. Se lo tiendo y él estira ligeramente la sonrisa. Nada. Unos milímetros de comisura hacia arriba. Pero lo hace. “Me has pedido tapa”. “Sé que te gusta con tapa.” “Me gustan más con tapa.” “Lo sé.” Te acuerdas siempre.” “Claro.”

Todos necesitamos amor. Pero sobre todo los que no lo necesitan.