Pronto volveré a grabar

Más o menos en cuanto sepa dónde he guardado el micro.

Los cristales de la casa están sucísimos. Creo que tienen gotas de la última glaciación. Y los de la ventana del cuarto de Pedro están llenos de pegatinas de Hanna Montana (lo cual nos parece muy divertido, pero a él no tanto). He intentado despegar las Hannas Montanas con estropajo y agua caliente pero también debieron de pegarlas cuando Miley Cirus todavía iba a misa, y eso no hay un dios que lo quite. Tendré que acudir a papá youtube en busca de consejo. Por ahora, se ha quedado así. Cada día encuentro cosas que limpiar pero intento no desesperarme. Me disperso constantemente entre el primer piso y el quinto. Subo con el cubo a fregar el tercero, y me encuentro una caja con ropa. Me pongo a colocar la ropa y me encuentro las tijeras de la cocina. Bajo las tijeras a la cocina, y recuerdo que no he puesto la lavadora. Pongo la lavadora y entonces recuerdo que había subido el cubo. Así todas las horas del día. Restos de la dispersión de Ariel por tooooooda la casa.

Creo que resulta mucho más fácil vivir en horizontal.