Antes de antes

Quiero perfeccionar mis galletones de ayer, así que he utilizado la pausa del café para quedarme en mi sitio empollando por internet recetas de cookies (y de paso descansar un poco de Miss KAJKAJIAC, que me tiene la energía consumida). Cookies con pasas, cookies con chocolate, cookies con almendra, cookies con cookies… He tomado nota de los fallos para mi v.02. Menos mantequilla, harina de trigo corriente, mitad azúcar blanquilla, reposado de la masa… He comprado coco, avellana molida, chocolate fondant, un paquete de bicarbonato… Pero al llegar a casa, guardar la compra, ducharme y cambiarme, me he dado cuenta de que me faltaba un último ingrediente, absolutamente necesario para llevar a buen término mis galletas en su nueva v.02; las puñeteras ganas de ponerme a hacerlas.

Paso de galletas. El coco y las avellanas estarán encantados de esperarme hasta mañana. Seguro. Ahora mismo voy a derrengarme en la cama a terminar Los Crímenes de Alicia, hasta que Jon K. me diga A CENARRRRR. Ahora es el afortunado de la casa, porque sale a las 15:00h. y puede pasarse un buen rato de tarde en la piscina. Está moreno como una castaña. En las zonas oscuras tiene que ir sonriendo porque si no, no le veo. María también está color gitana. Cuando se alternan con Pedro y Simón en el columpio, parecen un tablero de ajedrez.

¿Yo? yo estoy bien. Estoy llegando a las 18:20h. a casa. Hacía muchos meses que no tenía todo ese espacio vital. Por eso cuando pienso en mis alumnos tengo una bolsa de pena y otra de alivio. Echo de menos dar clase (y lo echaré), pero las vueltas a casa a las once de la noche, habiendo salido a las siete, eran un puto infierno en el que no podía seguir. Volviendo la vista atrás, ha sido un año muy duro. Muy jodido, muy áspero y muy traumático. Había que cambiarlo, más tarde o más temprano. Casi agradezco a Jon que haya sido causa y efecto de ese cambio. De verdad que necesitaba quedarme en stand by y rearrancarme por completo. Aún lo estoy haciendo. Aún voy desajustado y un poco disperso, pero llegará el invierno y ya formaré parte de todo lo nuevo, y las cosas dejarán de estar cuesta arriba y volverán a ponerse rectas. Como antes de antes.

Jokin ha conocido a un chico en el desfile del Orgullo. Se han visto un par de veces y se han dado un par de revolcones, así que ahora tiene mucha mejor cara y vuelve a silbar mientras se ducha. El sexo también es un buen reseteador. Me gustaría ponerme el traje racional y decirle que no se enamore demasiado deprisa, pero soy la persona menos indicada para decir algo así, por razonable que suene. Yo tardé en enamorarme exactamente tres días y 45 minutos. Y el desenamoramiento todavía lo estoy esperando.