Tuve viernes mejores

Acabo de caminar unos 2 km. bajo el sol hasta Correos para recoger un paquete (que encima no es mío) y volverme otros 2 km. sin él, porque resulta que Correos hace horario de verano y cierra a las 14:30h. así que estoy supercontento. En estos momentos el batman de mi camiseta me está dando un abracito, de lo pegado que lo llevo gracias a la sudadera. Y eso que no hace excesivo calor (aquí no hace excesivo calor en ningún sitio, soy bastante feliz con eso), pero aún así… vaqueros largos y sandalias no han sido precisamente lo mejor para la caminata.

Echo de menos a Jon. Lo dije ayer, pero es que hoy sigo igual. Dijo que a lo mejor podía venir para el fin de semana por lo del homenaje al chico que se mató, pero no paro de hacerle pings y por ahora no da respuesta. No quiero ser un pesadito. Me avisó de que estaba en zona cero, y fui yo el que le dijo que no usaría más skype esta semana.

¿No debería saber ya que siempre hago lo contrario de lo que digo?

Como soy un chico con fe, he cogido entradas para ver It2 la semana que viene. Si no puede venir él, me llevaré a Pedro, ahora que ya volvemos a caernos bien. Las pelis de terror con Pedro son maravillosas, porque ni se inmuta. Cuando el cine literalmente se cae a gritos a nuestro alrededor, le miro y él sigue mascando palomitas impasible, como el que ve un documental de cabras caucásicas. Me gusta la gente fría e impasible. No puedo evitarlo. Supongo que porque me sirven de contrapeso para todos mis torrentes desbordantes de emocionalidad absurda.

En una semana empiezan los colegios. Estoy bastante acojonado, pero intento no escribir sobre ello, para no tener tampoco que pensarlo. Siempre soluciono mejor lo que no pienso. Lo hacemos y ya vemos. Torearé al toro cuando esté a dos centímetros de sacarme las tripas. A mí siempre suelen salir mejor las cosas en la improvisación.

Estoy salido. Salido, acojonado, nostálgico, sudoroso y cansado. Creo que me supone una felicidad del… 67% de mi cuerpo. Aprox.